lunes, 20 de octubre de 2008

Descontrol de palabras.

Coges aire. Estás aturdida. Y a pesar de todo caminas.

Te das cuenta de todo lo que ha cambiado en tu vida, piensas cómo te puedes seguir manteniendo en pie.

Sigues caminando, vas al lugar donde nadiesabedonde, y respiras nuevamente. Te lleva el viento, eres débil, y en ese momento tus fuerzas no tienen poder. Te paras, contemplas dónde estás, y es que, no lo consigues saber.

Tu boca sabe agria, no te queda saliva que tragar y tus parpados están cansados. Quieres acabar con este desvario que ni sabes cómo comenzaste.

Avanzas, te dejas llevar por los simples pasos que diste con aquellos tacones color perdición. Pero querías parar....

Lo vió todo oscuro, parecía irreal lo que conseguía ver... Abrió los ojos y se encontró donde deseaba, en casa.

Ya está, todo pasó, fue un sueño, nada más.

¿O era real?

Quién sabe nada.

.............................................


Estaba recién levantada, y caminaba por el pasillo, en busca de algo. Con el pelo revuelto, los pensamientos enredados y ropa desaliñada.

Se propuso arreglarse, una ducha, un poco de maquillaje y sería otra chica. Pasaron unas horas, y ella permanecía en el sofa, recostada. Suena el timbre, un tanto alterada se levanta, tenía una cálida sensación de quién era, podría llamarlo intuición de mujer. Abre la puerta, y con la cara pálida, las manos nerviosas y la mirada temblorosa lo recibe. A él, al amor de su vida. Sus sospechas se cumplieron.

-¿Cómo es que has venido?.- preguntó sin querer darle pistas sobre su estado de nervios.

-Pues ya ves, vine a visitarte.-

-Pasa.- Continuó ella.

Se adentraron en la habitación, aquella que tantas escenas guardaba de ellos juntos. Simplemente jugaban, o más bien, jugaba.

Los dos sabías lo que querían, besarse hasta sentir dolor. Él esperaría a tenerla dominada, ella a que él se atreviese.

Los dos echados en la cama comenzaron a hacerse caricias, diversos roces, besos en un lado y en otro. Ella obsoleta, pensando en pararle, se dejaba llevar, pero casi no tenía tiempo de reacción. Sabía que si no lo hacía ahora, que si no le paraba, se arrepentiría. Pero lo dejo que la hiciera suya.

Él, sin importarle nada, tan sólo su deseo, sus ganas de pasión, y poco más, la llevo al camino de la lujuria.

Tengo ganas de devorarte, y luego comerte a pedacitos, para que no me hagas más daño.” -Pensó ella.-

...

¿Quién puede parar un beso de la persona de la que está enamorado/a?

Yo no puedo.

......................................................................

.........................................

........

.

.

.

Mi cabeza es un caos. Sí, tú eres el que me atormentas. Me llevas por donde quieres.

Te saco de mi cabeza por un momento, paso unos días cogiéndote rencor, rechazando cualquier dolor. Y vas tú y me dices te quiero, y yo me vuelvo a hundir. Y ni pareces tú. Me he sentido “apreciada” por un momento por tí, he sentido que me querías. Siempre había sentido todo lo contrario.

Pero no, no, no, NO! Basta ya.
Estoy cansada, ¿es que no lo ves?

Para, por un momento piensa en mí. Siempre me costaba llorar, y ahora mírame.

Cómete el orgullo y dime palabra por palabra lo que sientes hacia mí.

Lo necesito, ¿tú no?.

...

Ya está. Dejé de llorar.


...................................................

.............................................................

....................................

.

.

.


Yo en la habitación, y llego él. En su mirada ya percibía un descontrol de amor. Sus manos me decían que le maniatase, sus ojos se clavaban en mis labios, y podía llegar a leer los deseos en su mente. Su corazón palpitaba tanto que al echarme sobre su pecho lo podía oir.

De repente se puso sobre mí, era su posición favorita. Y se movía como quería, y yo me metí en su juego. Mis manos no tenían lugar, y mis uñas se marcaban en su espalda. Mi cuerpo empezaba a recorrer sudor, mi labio inferior lo sentía mordido por el desenfreno, y aquella sensación cada vez llevaba a más. Y yo gritaba como una loba, mientras él paraba y me ponía la mano en la boca, mordiendo así su dedo, para intentar acallar los sentimientos.

Ahora le tocaba a él sentir lo mismo que yo. Cambió de posición, me agarré a lo primero que alcancé, porque en ningún momento podía dejar de sentir aquella sensación de lujuria descontrolada. Hiciera lo que hiciera mis ojos se apretaban fuerte, y mis manos se encogían como puños para intentar evitar aquel grito que estaba a punto de soltar.

Sabía que dejándome llevar él sentiría lo deseoso. Y así fue. Un mordisco en mi labio, mientras me cogía las manos para apretarlas fuertemente, un último suspiro, y todo terminaría.

En el suelo muchas prendas, debíamos comenzar a ponernoslas... cogiendo aire en todo momento, y después de todo....eché de menos un simple abrazo.

........................................................................................................................

.
.
.
.

Me incitas a seguirte paso a paso. Me desplazas a otro lado de tu corazón, pero yo, tonta de mí no lo veo o al menos intento que sea así y te sigo esperando. Me destruyes poco a poco, me raptas con la mirada y haces de mí lo que quieres. Sufro por esto que vivo, sufro porque no te tengo, sufro porque te quiero.

¿Tan mal me expreso? ¿Lo grito o qué hago?

¿tampoco se nota que estoy cansada? :/

ya pasó.... no hace falta que me hagais caso, estos sentimientos ya son costumbre.

........................................................................................


Quieroescribirte.

Y arañarte, atacarte, gritarte, tocarte.... y hasta besarte.

Quiero todo de tí.

............................................................................................................


Intento escribir, pero no puedo...

a ser posible, sed felices por mí

besoss^^

3 comentarios:

Sinfonica dijo...

Pero muuuchas gracias ... un honor que me pongas como link, jeje...
tambien te agregue, es bueno saber que hay gente en otra parte que tambien se sepa expresar por este medio no?
Aunque aveces es muyyy subjetivo, pero quien no lo es?

saludos pequeña buena escritora.

Estoicolgado dijo...

algunas cosas tú puedes decirlas por mí, lo haces mejor. Pero temo que hay otras a las que podremos contribuir, pero no hacer por tí...

se feliz

nuria dijo...

Creo lo vives todo muy al límite...muy tremendo...muy fuerte...será la edad...

Ni todo es blanco ni todo es negro...a ver si me entiendes...ni todo es contigo me muero de amor...ni todo es sin ti...no hay vida...

un fuerte abrazo