lunes, 24 de marzo de 2008

Y voló

La princesa rió.
La princesa lloró.
La princesa caminó.
La princesa corrió hasta muchas metas.
La princesa no consiguió llegar a la mitad de ellas.
La princesa saltó vallas de obstáculos.
La princesa creyó que todo cambiaría algun día.
La princesa se dio cuenta de que no.

La princesa no sabe como regresar al mundo.
La princesa se encuentra perdida.
La princesa se enfrentó a monstruos y dragones.
La princesa luchó hasta donde pudo.
La princesa quedó abandonada.
La princesa sobrevivió.
La princesa se deshidrato de tanto llorar.
La princesa pasó años en soledad.
La princesa se cansó de todo.
Y abrió sus alas para volar.


.
.
.
.


Ring, ring, ring, ring.
Ring ron le voy a dar yo...
Suena el teléfono de los remordimientos...aquel que te llama en el momento menos oportuno.
Me interrumpe al intentar crear algo de mi imaginación...veremos a ver.

- Soy el hada de los cuentos, la que hace realidad tus deseos.
- ¿Hada de los cuentos? ¿La que hace realidad mis deseos?
- Exacto, pide el que desees.
- Y vosotras, ¿qué? ¿a qué jugais?
apareceis en el momento que quereís, os esfumais cuando más os da la gana, ahora ya no creo en los cuentos, yo fabriqué uno, y acabé quemandolo en la hoguera.

Y la hada madrina se fue, pues se dio cuenta de que me falló.

.
.
.
.


Perdida, buscandome a mi misma,
porque no me encuentro,
porque no consigo reflejarme.

En el espejo nada más veo una
silueta negra...Calla, soy yo.


Me perdí hace días, no puse
el cartel de desaparecida para que me busquen... ¿sería estúpido no?

Simplemente no doy señas porque en el fondo sé que no quiero
que nadie me encuentre.
Porque quiero perderme en la lucha de
conseguir atar los recuerdos.

Dar riensa suelta a todo aquello que merodea por mi
cabeza haciendo sonar el tambor de los remordimientos..."eso no tenía que haber sido así, eso no tuvo que pasar, eso podía haberlo evitado..."

Y esos recuerdos se espolvorean
por todo mi cuerpo maniatando mis manos,
manipulando mis pies, llevandolos por caminos con espinas...
donde, con suerte, las espinas no dejarán heridas de sangre.

.........................................

Y sé que no escaparán, se mantienen dentro aunque
yo los amenaze
con tirarlos por la ventana...los sueños son así de caprichosos.

Quizás es que saben que quiero tenerlos
guardados.

Quizás saben que me gusta recordarlos para no engañarme,
para recordar que algo existió, que murió,
pero que mereció la pena vivirlo.

Quizas saben que no busco más que traerlos al presente.

Y con ellos, yo.

3 comentarios:

Vicky dijo...

Que bellos, mágicos y reflexivos... ese volar de la princesa es muy necesario, como también es dejar a un lado los cuentos de adas... para mi es mas mágica la realidad con todo y sus demonios...
Siempre es un lujazo leerte.

Eterna dijo...

Hola nena
pasate por mi blog que te he dado el Premio Calidez ^^

Vicky dijo...

Gracias por tu bella huella... y tus hermosas palabras en mi bosque.
Un abrazo